ÉRASE UN MUNDO SEDIENTO DE PALABRAS...





Hacemos que la magia, la fantasía y los lugares imaginarios lleguen a la gente a través de nuestro cuerpo y nuestra voz.SOMOS...

Un dúo de narrador@s : Ángeles Fernández (Sevilla-España) y Marco Flecha (Tacuati-Paraguay).
Ángeles nació en el mundo de la narración oral en Sudamérica, perteneciendo al movimiento de cuentería de Paraguay. Organizó el Primer Encuentro de Cuentería Popular de ese país y participó del Encuentro Uruguayo de Cuentería.
Marco es actor y animador sociocultural, pero por sobre todo cuentero. Integrante y socio fundador de la Red Latinoamericana de Cuentería y ¡Piiiipu! Grupo cuentería Paraguay. Particpó de diversos festivales de cuentería en países como Argentina, Chile, Uruguay, Bolivia y Paraguay.
LO QUE PROPONEMOS...
-Contamos cuentos para colegios, institutos, universidades, organizaciones comunitarias, ferias de libro, salas de teatro, bares, pubs, cumpleaños, etc.
-Hacemos espectáculos temáticos: Mitos y leyendas originarias de latinoamerica, cuentos populares del mundo, Ciudadanía global, Interculturalidad, Género e igualdad...y más.
-Organizamos y dictamos Talleres de formación para jóvenes, animadores/as, docentes y todas aquellas personas que tengan ganas de mejorar su oralidad a través de los cuentos.


NOS ENCUENTRAS EN...



Calle Galicia, 65, Cerro del Águila - Sevilla, España
Teléfonos: 954 649279 / 679 946857
E-mail: cuentacuentos.lachachara@gmail.com

Comentarios

!!!Hola!!! Tengo el ENORME HONOR de se el primero en escribir aquì, y os puedo asegurar que es un honor de verdad. Me sorprende esta inciativa, me sorprende porque nunca imaginé a uno de los dos narrando cuentos (al otro u otra no lo/a conozco)*, pero me gusta, y mucho. No, mucho no, muchìsimo. Es apasionante, fascinante, novedosa (al menos en Sevilla), y, sobre todo, preciosa. Tengo ganas de veros, y sobre todo de participar, de alguna forma, aunque sòlo sea llevàndoos botellines de agua o secàndoos el sudor que los focos os provocan (u os provocaràn cuando actuéis ante 10.000 personas en teatros y otros recintos). Precioso, de verdad. Espero veros el 28.

Y gracias, !de verdad!
Domingo ha dicho que…
Abi la peta Papi (cuento)


Angelita Trinidad una niñita de cuatro años que recién comenzó a andar, pedía a su papi que le abriera la puerta de la casa para salir al jardín a caminar tomado del dedo índice de su papi, que magnificos eran su papi y su mami!, solo ellos podían y sabían abrir la puerta que da al patio, y con gusto satisfacían los deseos de su linda hijita.
Pero esta vez no podían, algo raro pasaba, algo malo pasaba, su papi y su mami la cubrieron con el cuerpo, Lugo se resguardaron en la esquina del suelo, muy cerca de la puerta, y seguían cubriéndole con sus cuerpos porque el lugar se llenó de humo. Angelita les pidió –-Abi la peta papi, abi la peta mami—
Un infantil, ingenuo y fácil pedido.
Ellos ya no escucharon porque ya tenían toda quemada la espalda de sus camisas, y tenia quemada la carne y se les veía sus costillas al descubierto, pero seguían protegiendo el cuerpito de su hijita Angelita Trinidad. No importa, su papi es valiente y cariñoso, hace todo lo que se le pide, con sus fuertes brazos me levanta a los aires mi me hace reír de felicidad, ahora ya no escuchaba mas el angustioso pedido de su hijita--abí la peta papi, abi la peta te igo--
Muchas personas huyeron corriendo del incendio, muchas personas llegaron corriendo para ver el incendio.
Los gritos, pedido de auxilio, coincidieron con el infantil pedido de Angelita.
Del techo caían grandes piezas del techo raso en llamas,
Los que quedaron dentro mucho murieron, se asaron, quedaron convertidos en cenizas, Ardieron los juguetes de plásticos, ardieron los muebles, se consumieron con el fuego las telas, los cartones las maderas.
Angelita seguía musitando—Abi la peta papi, mami—
Llegaron los canales de televisión, con sus cámaras con sus camarógrafos, ayudantes, reflectores de luz de halógenos, rollos de cables coaxil, equipo de emergencia de luz para las cámaras, ayudantes, auxiliares de cámaras, cámaras de repuesto, y bonitas e impecablemente vestidas las relatoras del la tragedia.
Angelita solo nesecitaba—Abi la peta—al parecer nadie la hacia caso, mas importante era la gran noticia que aparecía en vivo en las titilantes y multicolor pantallas de TV de todo el país.
Llegaron al lugar cámaras de los noticieros internacionales como la BBC de Inglaterra, la CNN de Norteamérica, la TVE de España, la DW de Alemania, y otra del Japón, Toda enfocaban la angustiada carita de Trinidad Angelita que aún musitaba-- abi la peta, abí la peta—Nadie la hizo caso pero la Noticia ya dio la vuelta varias veces al mundo.
Angelita ya no musitaba, ya no entendía que le había pasado a su papi y a su mami. No entendía porque tantas cámaras, tantas gentes dedicándose a otra cosa, Ella solo deseaba que se abra la puerta, así de fácil, como la puerta de su casa que da al jardín.

Llego el helicóptero del Presidente de la Rca, seguramente con el dentro, para mirar lo que pasaba, para ella, solo hacia falta solo alguien quien venga a abrir la puerta, así de simple.
Ordenó que se organice una comisión para conformar una comisión directiva de evaluación de daños, y que se busquen a los responsables, que se les haga un sumario, y que él aparezca en la TV como el principal benefactor.
Los deditos de Angelita, con el deseo de abrir la puerta no podía tocar los calientes barrotes de las pesadas puertas.
En la avenidas adyacentes los colectivos que pasaban repleto de pasajeros aminoraban la marcha, para mirar la tragedia, creando un congestión de transito, los pasajeros con los ajos saltados quitaban sus cabezas por las ventanillas para ver mejor como ardía ese gran supermercado, grandes volutas de un humo negro subían y se confundían con las blancas nubes en ese cielo de un pesado color plomizo de ese mes de agosto. Los pasajeros no sabían que una niñita de dos años solo pedía que se abra de par en par la puerta.

Legaron los bomberos, en varios carros amarillos con largas escaleras, y a desenrollar largas mangueras, a abrir boquetes en la pared, y a sofocar el voraz incendio de ese gran supermercado.
Apagar ese pavoroso incendio que se produjo allá lejos y que tardó varios y largos minutos en sofocar, pero que en poquísimos minutos el fuego consumió todo.
Había un solo pedido, deseado y ya no pronunciado—abí la peta—
Un joven policía tironea el cuerpo de Angelita Trinidad, aprisionado debajo de los cuerpos inertes y chamuscados de sus padres y le insufla aire a sus pulmoncitos boca a boca,
Ella se recobra, porque se siente libre, una plateada y luminosa aureola rodea su rubia cabecita y siente que tiene ligeras alas en la espalda y puede aletearlas.
Revolotean a su rededor un coro de alados niños ángeles iguales a ella, cantando alegres e infantiles melodías celestiales rodeando a Angelita, y que por fin se cumple su angustioso deseo, le abren a la niñita las puertas del cielo, donde les esperan su papi y su mami.

10 - 5 – L
VRca 1- VIII-07
Domingo ha dicho que…
Hola MARCO FLECHA TE ENVIO AFECTUOSOS SALUDOS DESDE aSUNCIÒN PARAGUAY, lILITA YA TIENE INTERNER Y ES lilgallinar@.com, tambien recibi saludos de JAVIER TAUTA
adri ha dicho que…
Un sueño, que en la casa del águila cuenten el cuento del "ente" (No sé si se acuerdan).
un beso caluroso.
Caperucitas Cómplices ha dicho que…
Genial el blog.
Cariños desde Uruguay.
Débora
tere ha dicho que…
hola marco los felicito mas a vos por que íbamos a la secundaria juntos éxitos en tus proyectos saluditos desde buenos aires teresa
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Entradas populares de este blog

EN RESUMIDOS CUENTOS

SENDEROS DE ARTE Y ALEGRÍA QUE CONECTAN MUNDOS

MUNDOS SONOROS